Delineadores viales, el ABC de la seguridad vial

ATSA encontró la forma de sintetizar el ‘ABC de la seguridad vial’ en un solo producto: el delineador flexible rebatible. Desde hace mucho tiempo ATSA orientó sus esfuerzos a encontrar soluciones a los problemas viales que aún no han podido resolverse y que se van acrecentando con los años y que provocan finales lamentables y situaciones indeseables, ambas altamente evitables.

ATSA comulga con la idea de que en materia de seguridad vial, las acciones de base son las que marcan la diferencia y si bien los avances e innovaciones tecnológicas están aportando un valor incalculable no hay que desconocer que sin una eficiente política de señalización y demarcación vial no habrá producto o infraestructura que por más novedoso y moderno que sea, pueda combatir el flagelo de la siniestralidad vial.  

El producto que ha logrado una gran eficacia con una mínima inversión son los delineadores flexibles rebatibles que sirven, entre otras cosas, para organizar flujos vehiculares, proteger a los usuarios y mejorar los tiempos y velocidades del tránsito. 

Gracias a la popularidad y protagonismo que han ganado en la gran ciudad de Buenos Aires, son conocidos como “palitos amarillos” pero ni son simples ‘palitos’ ni siempre son amarillos. Hay un mundo de opciones por conocer y todas tienen una misma misión que cumplir: cuidar tanto a los conductores como a los peatones, ya sea en una gran ciudad, un pueblo, un barrio, una calle…es decir, donde convivan autos y peatones no puede dejar de haber delineadores flexibles rebatibles.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

Los delineadores se hacen en tres medidas: 60, 75 y 90 cm. Están fabricados en poliuretano con resina plástica reciclada haciéndolos tan durables que pueden resistir reiterados impactos de vehículos, volviendo a su posición original en segundos. Esto significa que permiten crear una pared virtual posible de atravesar en caso de emergencia. El sistema de pigmentación utilizado es con base UV estabilizado, lo que permite exponer el producto a la intemperie sin perder su coloración original. 

Como empresa dedicada a ofrecer productos eficientes y con la mejor garantía de seguridad, ATSA provee delineadores flexibles rebatibles que cumplen las pruebas de impacto ‘Categoría 1’ según el reporte NCHRP 350 (National Cooperative Highway Research Program) de la NTPEP Tested (National Transportation Product Evaluation Program). Además cuentan con la aceptación del US DOT (United States Department of Transportation) de la FHWA (Federal Highway Administration).

APLICACIONES

Para este producto hay un sinnúmero de aplicaciones. Se ha logrado un efectivo reordenamiento del tránsito a través de los diferentes usos y aplicaciones que se le puede dar: evitar el sobrepaso de vehículos tanto en rutas y avenidas como en cruces a nivel del ferrocarril, ordenar la fila del peaje, delimitar los sentidos de circulación, demarcar determinadas zonas anegadas por diferentes motivos, así como también dar mayor visibilidad a curvas, accesos y zonas peligrosas y prohibidas.

No solo hay delineadores en forma de ‘T’ y de color amarillo (que son los más vistos). También hay redondos y de color naranja, verde flúor, blanco, gris y negro.
En relación con las actuales normas de demarcación usadas en el territorio argentino podemos emplear los delineadores de la siguiente manera:

  • Los delineadores naranjas señalan la presencia de una zona anegada por el desarrollo de alguna obra en el camino.
  • Los delineadores amarillos son los más vistos en las calles ya que se usan para las cuestiones estrictamente viales y advierten sobre la prohibición de paso: dividen los carriles que tienen diferente sentido de circulación, restringen el sobrepaso, demarcan vías preferenciales y ciclovías.
  • Los delineadores blancos sirven como elemento divisor de varios carriles de un mismo sentido, evitando el adelantamiento, por ejemplo en las líneas de peaje.
  • Los delineadores amarillo / verde flúor (Green yellow) se utilizan en carteles peatonales de alto impacto, ya que su color atrae la vista de peatones así como también de automovilistas.
  • Los delineadores negros o grises son los usados en espacios públicos como plazas o calles de convivencia para demarcar los espacios asignados tanto a automóviles como peatones, remplazando los tradicionales bolardos de acero que además de antiestéticos, provocaban un daño mayor en caso de colisión.

LA MEJOR OPCIÓN PARA LOS MUNICIPIOS

ATSA tiene sobrada experiencia en la provisión, colocación y mantenimiento de este producto en cada una de las aplicaciones mencionadas y lo recomienda ampliamente porque entiende que con una inversión mínima se logran los resultados esperados.
La instalación y el mantenimiento de los delineadores son tareas que no requieren de una gran obra o inversión ni de tiempo ni de dinero.
Para instalarlos solo se requiere de la colocación de cuatro brocas espaciales en el asfalto y si es necesario obtener una mayor resistencia porque serán instalados en zonas de alta exigencia, es posible colocar pegamento Epoxi entre el piso y la base del delineador. En cuanto al mantenimiento, un punto importante a tener en cuenta es que el delineador puede removerse de la base, pudiendo de esta forma desprenderlo y apartarlo para realizarle el mantenimiento correspondiente, todo esto sin romper el asfalto. 

La Ciudad de Buenos Aires es testigo del éxito que tienen los delineadores flexibles rebatibles. Una de sus recientes aplicaciones más notables es la delimitación de carriles en todas las trazas del Metrobus porteño: Juan B. Justo, 9 de Julio y Sur.

Más alejados de las grandes urbes, ATSA también cuenta con el conocimiento indicado para sortear los conflictos ocasionados en las travesías urbanas. Mediante los delineadores se ha podido diferenciar con precisión el tránsito local del tránsito pasante, disminuir significativamente la velocidad de los vehículos del tránsito pasante transformando ese tramo de ruta en algo similar a una arteria urbana.

Por último es importante destacar una amplia ventaja competitiva que poseen los delineadores flexibles rebatibles comercializados por ATSA: son resistentes al viento. Este producto, a diferencia de los productos de la competencia, no se mueve ni ante el viento ni ante la turbulencia producida por el paso de un vehículo de gran porte. El hecho de no moverse ante esas circunstancias es altamente positivo ya que si lo hiciera generaría un gran peligro sobre todo por las noches, ya que la luz reflejada en las cintas reflectivas ubicadas en la parte superior del delineador devolvería una información errónea de la traza a seguir, produciendo una peligrosa confusión y distracción en los automovilistas que no pueden divisar el camino correctamente.

Queda hecha la propuesta: los delineadores flexibles rebatibles son los dispositivos de seguridad que no pueden faltar en las calles, avenidas, rutas y demás zonas que necesiten demarcación y señalización.

ATSA posee la expertise y los productos indicados para que los encargados de proponer políticas de tránsito y los decisores tanto de gobiernos nacionales como locales tengan las opciones necesarias para mejorar la seguridad vial y reducir los siniestros y accidentes producidos por una mala o nula orientación en las calles.

Podés ver todas las variedades de delineadores flexibles rebatibles ingresando a nuestro Facebook aquí.