Otra forma de movilidad

De un tiempo a esta parte se ha trabajado con gran esfuerzo en difundir entre los ciudadanos las acciones tendientes a la reorganización del espacio público, del tránsito y del transporte. Lograr una armonía entre las necesidades de traslado de los ciudadanos y su calidad de vida y el bienestar ambiental, es el principal objetivo de la denominada Movilidad Sustentable. 

Esta semana es un momento ideal para que las autoridades políticas y los empresarios del sector, promuevan sus iniciativas y propuestas en pos de mejorar la organización de la movilidad urbana.

La movilidad en el espacio público de las grandes ciudades se encuentra cada vez más poblado tanto por transeúntes como por diferentes modos de transporte. La organización de este espacio requiere de una adecuada planificación a fin de otorgar una buena calidad de vida urbana.

Todos los involucrados en esta tarea de planificación y organización de la seguridad vial tienen entre sus objetivos generar pautas de conductas compatibles con una mejor movilidad urbana y la protección del medio ambiente.

Como antecedente de la semana de la Movilidad Sustentable, el 22 de septiembre del año 2000 se diseñó en la Ciudad de Buenos Aires, entre otros proyectos tomando experiencias de grandes ciudades de Francia e Italia, la iniciativa de “La Ciudad sin mi Auto”. Vivir la experiencia de dejar por un día el transporte particular es una manera de concienciar a la ciudadanía sobre los beneficios que esto trae aparejado: menos contaminación ambiental, mejor movilidad y utilización de otros medios de transporte, como la bicicleta.

Siguiendo con esta iniciativa, este año también tenemos un desafío por delante. El domingo 22 de septiembre se puede aprovechar para vivir una nueva experiencia. Un día sin el auto; un día para descubrir otra forma de movilidad.